No todo lo que ponen en el jabón es inocuo

El conservante fenoxietanol se emplea cada vez más por su estabilidad y bajo precio.   Se ha convertido en el sustituto de los cuestionados parabenes en muchos productos de higiene de uso diario.  Sin embargo, su uso tampoco está exento de riesgos.  Su capacidad irritante fue demostrada en un estudio del instituto de investigación de la piel de Corea y es superior al de otros conservantes de similar poder anti-microbiano, por lo que la Unión Europea lo ha catalogado de irritante cutáneo.

La FDA (Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos de USA) previno en el año 2008 del riesgo de emplear este conservante en una crema para grietas del pezón por su capacidad de producir diarreas y deshidratación en recién nacidos.

Igualmente, existen experimentos en animales que ponen de manifiesto su interacción en ciclos hormonales y su capacidad mutagénica.   Esto resulta mucho más difícil de demostrar en humanos (es complicado relacionar empíricamente una enfermedad como el cáncer con un conservante empleado durante años).   De todos modos son suficientes razones para emplear productos en los que figuren otros conservantes naturales como aceites esenciales o el sorbato potásico.

Artículo escrito por José M. Fernández para la revista Cuerpo-Mente

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s