Lo que viene en el mundo del trabajo…

Acabo de leer un artículo en el Harvard Business Review – y lo menciono por el prestigio y la seriedad de sus contenidos – en el que tres reconocidos empresarios americanos exponen un punto de vista basándose en su experiencia y en lo que observan alrededor.

Según ellos,  y creo que la mayoría estaremos de acuerdo,  el empleo para toda la vida, aquel en que entrábamos recién graduados, íbamos escalando posiciones y nos retirábamos con un bonito plan de pensiones…se ha terminado o está por hacerlo.

Ante este cambio de paradigma que nos afecta a todos, existe un gran desconcierto tanto por parte de las empresas como por parte de los trabajadores.    Las empresas necesitan gente con talento que les garantice su supervivencia en un mercado salvaje como el actual y el talento,  el talento de verdad,  ya hace un tiempo que se ha dado cuenta de su importancia y por tanto, no está dispuesto a casarse para siempre con su empleador ni a conformarse con un sueldo mediocre, unas jornadas interminables y un entorno castrante.

Los autores del artículo proponen una nueva modalidad de trabajo a la que llaman “tour of duty”  que traducido literalmente significa “período de servicio”.    Durante ese período de servicio se establece una relación entre empleado y empleador en la cual se marcan unos objetivos y un período de tiempo para alcanzarlos,  si el objetivo se alcanza de forma satisfactoria,  empleador y empleado pueden decidir si desean continuar la relación o, tal y como parece que está sucediendo,  en más de una ocasión el empleado decide ir a vivir otra experiencia laboral donde pueda seguir aprendiendo, creciendo y aportando valor a otras empresas.

Por su parte,  las empresas que están adoptando este nuevo modelo dan una gran libertad al talento para que invierta en su formación,  mantenga una amplia red de contactos,  tenga un perfil relevante en las redes sociales y se sienta realizado trabajando donde trabaja.      Es la mejor forma de asegurarse que ese talento no se marchará a otro sitio en busca de mejores ofertas.

Este planteamiento rompe muchos esquemas e incomoda a mucha gente no obstante,  es la dura realidad la que impone su criterio.   La globalización hace que no solo compitamos con la empresas de nuestro país o nuestro continente, estamos en competencia con el resto de la humanidad y ahora son muchos los que quieren un pedazo del pastel.    La empresas no pueden permitirse tener gente que simplemente está allí porque lleva muchos años y, en más casos de los que nos gustaría reconocer,  solo calientan la silla.      Por otra parte y teniendo en cuenta la cantidad de despidos, eres, reajustes, pre-jubilaciones y demás situaciones que hemos vivido en los últimos años (eso sin entrar en lo fatal  que se hacen y las malas formas que se utilizan),  cada vez son más las personas que se miran a la empresa con sospecha y dejan la fidelidad y el esfuerzo para otras áreas de su vida.

Parece que nos guste o no,  si somos empresarios vamos a tener que saber muy bien que aporta cada persona que tenemos en la empresa pues imagino que ya debe quedar poco donde recortar, también tendremos que empezar a pensar que si ese talento nos hace ganar grandes cantidades de dinero tal vez habrá que cambiar los sistemas de remuneración y tal como cortamos cabezas cuando las cosas no van bien, tal vez tengamos que repartir beneficios cuando las cosas van boyantes.     Y,  si somos trabajadores,  vamos a tener que estar en constante aprendizaje, desarrollo y búsqueda de oportunidades pues cada vez somos más, estamos mejor preparados y quedan menos puestos de trabajo.

Personalmente el tema me parece agotador los días que estoy en baja forma y estimulante los días en que estoy cargada de energía.       Que duda cabe que lo ideal sería un trabajo que nos entusiasmara, un lugar donde crecer profesionalmente  y una estabilidad para el resto de nuestros días.    Lamentablemente, o no,  todo indica que esos días han pasado y que entramos en una etapa de “tanto produces – tanto vales”,  tendremos que estar atentos.

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Lo que viene en el mundo del trabajo…

  1. Esta “nueva situación” lleva circulando en escuelas de negocio y conferencias al menos veinte años. Afortunadamente su implantación es muy pequeña. Cuando era 20 años más joven y capaz de comerme el mundo de un bocado, me parecía la forma lógica de demostrar mi talento y mi valía. Hoy, esos conceptos me resultan mucho menos precisos y mi escala de valores ha cambiado. Tendemos a la individualización colectiva. Vivimos juntos, hacinados en ciudades en las que cada vez hay más personas solas y aisladas. Creo que la sociedad debe proteger al más débil. Y creo que debemos buscar nuevas estructuras que cumplan con el rol de cohesión social de las estructuras que están desapareciendo. Si no, qué hacemos con los menos talentosos, con los menos valiosos? Los ponemos a dormir en un sueño eterno?

    • Hola Elena,

      Estoy de acuerdo contigo y la solución parece ser difícil y complicada mientras no haya un cambio colectivo de la sociedad lo que, en este mundo globalizado, significa un cambio a nivel mundial. Por ejemplo, leía el otro día que en España los que trabajamos pagamos los impuestos más altos de la UE y que trabajamos hasta el mes de junio solo para hacer frente a los impuestos!!!! Como me dedico a la selección de personal también me he escuchado en más de una entrevista comentarios como “ah, no me interesa, con lo que paga esta empresa yo estoy mejor en el paro”…o, ¿quién no tiene un pariente, amigo o vecino que lleva toda la vida sin dar un pago al agua y sabe desenvolverse en este sistema para que le ayuden por aquí y le ayuden por allá hasta que le toque cobrar la jubilación? A eso añádele que con los políticos corruptos que tenemos es difícil que haya una sociedad más equitativa porque los que tendrían que dar ejemplo son los primeros que pasan olímpicamente de todo. Opino como tu, en un mundo ideal, es hacia la protección de los más débiles hacia donde tendríamos que ir…pero si fuera empresaria, me cosieran a impuestos y además tuviera que aguantar respuestas como la que he mencionado anteriormente, tal vez me quedaría pensando que al final cada quien que se espabile…¿quien define “débil” en este contexto? … Por otra parte, no siempre talento y éxito van de la mano, también hay una dosis considerable de sacrificio y esfuerzo que mucha gente sin talento (o con él) no está dispuesta a hacer, recuerdo cuando me volvía loca para encontrar un camarero, un cocinero o una camarera de piso, nadie quería hacer ese trabajo y sin embargo, ahora te tienes que escuchar que vienen de fuera a quitarnos los puestos de trabajo, que si los chinos, que si los pakis…ponerlos a dormir el sueño eterno ciertamente no es la solución pero dar un par de collejas a mas de uno para que despierte del sueño diario y salga a buscarse la vida, puede que si.

      Para mi tendría más sentido que bancos, gobiernos y grandes multinacionales no se enriquecieran ilícitamente como queda probado una y otra vez que hacen y se distribuyera mejor la riqueza que entre todos generamos para que la sociedad fuese más justa y garantizara unos derechos mínimos, las grandes desigualdades no las generan unos cuantos con talento sino muchos con una gran codicia y en ocasiones, con muy poco talento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s