Gestionar personas no es tan difícil como parece…

Smiley

Después de trabajar durante años en proyectos de diferente envergadura y complejidad,  llego a una conclusión que quiero compartir con vosotros.

Al margen del tipo de empresa, problemática del sector, número de trabajadores o cualquier otra característica,  las personas en las empresas, ocupen el lugar que ocupen,  suelen anhelar lo mismo:

  • Que se les trate con respeto
  • Que se les tenga en cuenta
  • Que se les de la oportunidad de contribuir en tareas con sentido
  • Que se les reconozca de vez en cuando lo que hacen bien
  • Que se les pregunte e involucre antes de que se les imponga e ignore
  • Que se les hable desde el cariño y el lenguaje positivo porque eso, en un mundo complejo, con graves problemas y un futuro incierto,  es ahora más necesario que nunca
  • Que se les pregunte su opinión y la misma no se guarde en un “cajón” y caiga en el olvido
  • Que se les remunere económica y “espiritualmente”
  • Que se les de un voto de confianza y se les empodere
  • Que se les deje decidir en aquellas cosas que les afectan directamente

Lo anterior, que parece obvio, no lo es en absoluto.

Falta de comunicación,  imposiciones,  poca consideración,  escasa empatía,  apatía disfrazada de rutina y procedimientos, incoherencia y prácticamente la otra cara de todo lo que anhelan es más común de lo que una espera y,  además de desconcertante,  triste.

Parece que algunas personas,  cuando les toca dirigir a otras,  se olvidan del “trata al otro como te gustaría que te trataran”  y ponen en marcha una serie de conductas nada productivas y por el contrario muy dañinas y castrantes.

¿Tanto cuesta trabajar en alguno de esos aspectos? ¿tan difícil es confiar en el otro dándole libertad para que alcance su máximo potencial y encuentre sentido en lo que hace?  ¿tanto miedo nos da pedir al otro su opinión en aquello que le atañe y sobre lo que probablemente sepa más que nosotros mismos?

Nos vamos a estudiar masters, leemos libros,  nos rascamos la cabeza preguntando ¿por qué es tan difícil gestionar personas?  Y yo me pregunto si no será que nos encanta liar las cosas más de la cuenta porque al final,  aplicando un poco de sentido común, dejando el ego en la puerta y colocando en su lugar cariño y optimismo, seguramente obtendríamos mejores resultados.

¡Con la de gente maja que hay por ahí!

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s