Crema de Espinacas (raw)

Sopa de Espinacas

He aquí una rica crema de espinacas con todas sus encimas, vitaminas y minerales porque no necesita cocción.    Ingredientes :  espinacas,  manzana verde, aguacate, cilantro, cebolla, sal y agua.   Una vez hecha la crema le añadimos manzana y ajo deshidratado para que la textura crujiente de estos ingredientes le añadan alegría a la crema.

Para postre hemos hecho unas cupcakes de zanahoria pero,  no teníamos una manga para decorarlas así que las repetiremos en el futuro y compartiré la foto con vosotros la próxima vez que las hagamos.    Han quedado deliciosas.

¿Qué estás esperando a probar la comida “raw”?   Te sorprenderá.

¡Feliz fin de semana!

 

¿Están las Descripciones de Puesto pasadas de moda?

Hace poco colaboré con un cliente para ayudarle a redefinir los puestos de trabajo en su organización.     El objetivo de éste proyecto fue cambiar los sistemas de valoración del desempeño, la organización del trabajo y la compensación tanto individual como colectiva.

Lo primero a constatar fue que cualquier parecido entre la descripción del puesto de trabajo y las funciones que desempeñaba el trabajador portador de la descripción era o muy lejano o, en algunos casos, inexistente.

Funciones que ya no se realizaban o que se habían pasado a otro puesto o departamento y por el contrario,  ninguna mención sobre algunas de las cosas más importantes que llevaba a cabo la persona fueron una constante durante todo el ejercicio.

¿Qué sentido tiene una descripción de cargo que describe un cargo que ya no existe?   ¿Cómo se puede medir el desempeño de alguien si ni siquiera sabemos cuales son las tareas exactas que lleva a cabo y cual es el impacto de las mismas en la cuenta de resultados?

En un gesto simbólico que gustó a todos los que se vieron involucrados en el proyecto, lo primero que hicimos después de revisar las descripciones de cargo obsoletas fue romperlas y tirarlas a la papelera.

¡Empecemos de nuevo! fue el lema y a partir de aquí cada persona tuvo que definir la misión de su puesto,  los objetivos a alcanzar,  las tareas que llevaba a cabo para cumplir con la misión y los objetivos, el tiempo que dedicaba a cada una,  el coste o beneficio que derivaba de la misma, su relación e impacto con el resto de puestos en la empresa,  los imprevistos y fallos que habían afectado al desempeño durante el último año,  la formación necesaria para llevar a cabo las tareas con eficacia.

Durante la elaboración de estos documentos – algo que lleva tiempo, esfuerzo y dedicación –  surgieron dudas y preguntas:   ¿cómo medir la atención al cliente? ¿cómo compensar de forma individual y de forma colectiva?  Y una expresión que escuché con frecuencia fue : ¡esto es imposible!       Pero ante estas palabras la pregunta siempre se repetía ¿si tuvieras que pagar a alguien por este trabajo como valorarías lo que hace? ¿cuánto estarías dispuesto a pagar?   Si no puedes medirlo, difícilmente vas a controlarlo.

El proyecto fue complejo y generó algunos miedos e inseguridades no obstante la reflexión para el equipo fue que en el contexto actual, ninguna organización puede permitirse tener personas que aportan poco o nada,  gente que cumple un horario – en ocasiones muy extenso – pero que a la hora de la verdad por falta de organización,  actualización, sistemas de medición y desidia prácticamente no contribuye en nada al éxito y continuidad de la empresa.

¿Cuándo fue la última vez que revisaste tu descripción de cargo? ¿Qué aportas a la organización que no te haga prescindible en el futuro?  ¿Qué aporta la gente que te rodea? ¿Cómo de valora y compensa el trabajo que desempeñas?  ¿Cómo lo mides?  ¿Y el de tu equipo?  Son preguntas que tendríamos que hacernos al menos una vez al año.

¡Feliz fin de semana!

 

 

El mundo cambia y en algunas empresas, simplemente, no se enteran

Chica aburrida en oficina

 

Lo miremos como lo miremos el mundo de la empresa está en crisis y no solo se trata de cuotas de mercado reducidas o de competencia a nivel global, se trata mayoritariamente de la incapacidad de las empresas (o las personas que las dirigen) para lograr que sus trabajadores alcancen un equilibrio saludable entre lo que desean, lo que son capaces de hacer y aquello por lo que se les paga.

Puesto aquí en el papel reconozco que es fácil de analizar;  llevarlo a la práctica es harina de otro costal.

Cuando cada año después de las vacaciones aparecen como por arte de magia psicólogos, coaches, gurús y demás personajes que nos explican y aconsejan sobre como volver a ese lugar temido y odiado que parece ser el puesto de trabajo de la mayoría de las personas,  hay que preguntarse qué es exactamente lo que se está haciendo mal y buscar la mejor forma de solucionarlo.

Analizando lo que sucede en muchas de las empresas con las que colaboro detecto algunos puntos que pueden ayudar a entender porqué la distancia entre la satisfacción personal y el desempeño en el puesto de trabajo parece hacerse cada vez mayor.

  • Falta de alineación entre el puesto que la persona desempeña y sus puntos fuertes.
  • No entender o no ver la importancia del trabajo que se lleva a cabo y su impacto en los resultados de la empresa (si es que tiene impacto alguno).
  • Poco o ningún poder de decisión sobre aquello que les afecta directamente  con lo que se acaba creando una cultura de “indefensión aprendida” en la que las personas acaban pensando “para qué molestarme si al final es otro el que decide por mí”.
  • No involucrar a los interesados en aquello que les concierne : desarrollo de políticas de reconocimiento, compensación, horarios, etc.    Alguien muy por encima decide que es lo mejor para los trabajadores, o se le pregunta al comité de empresa que,  con frecuencia,  suele estar más ocupado en su propio beneficio que en el de las personas a las que representa.
  • Una distancia abismal entre el discurso y los hechos por parte de los directivos y los mandos intermedios.
  • Sistemas de compensación en los que se agrupa a los trabajadores por categorías en lugar de premiar el desempeño individual ¿para qué esforzarse si al final cobran todos lo mismo?.
  • Sistemas de compensación en los que los logros son tan poco valorados que no merece la pena esforzarse para alcanzarlos o en los que el trabajador ve claramente que su esfuerzo se traduce en euros para la empresa pero no necesariamente para su beneficio.
  • Falta de comunicación.   Se enteran de las cosas a través de “radio-pasillo”, rumores, cotilleos porque la dirección considera que o no es importante transmitirles información,  en algunas empresas todavía se cree en aquello de “la información es poder”,  o porque simplemente no se ha caído todavía en cuenta que un trabajador informado es un trabajador que puede decidir mejor.
  • Sistemas de control que tratan a las personas como si fuesen irresponsables e inmaduros algo que, lamentablemente, acaba convirtiéndose en una profecía auto-cumplida.
  • Métodos y sistemas de trabajo que se alejan cada vez más de lo que las personas necesitan:  sentirse útiles, sentirse valorados, sentirse reconocidos y sentir que con su esfuerzo diario que – en la mayoría de los casos – no es poco,  contribuyen a algo realmente importante.

Y así podríamos ir aumentando la lista.

La solución no es fácil pero tampoco es imposible.   Se trata de establecer diálogos productivos,  de involucrar a las personas en la búsqueda de soluciones que también les beneficiarán,  en eliminar tantísima burocracia y sistemas internos que entorpecen y desaniman al más motivado y juntos diseñar nuevas formas de trabajar, de remunerar, de organizar el trabajo.

Personalmente no deja de sorprenderme la incapacidad de muchas empresas (o las personas que las dirigen) para, por ejemplo, hacer algo respecto a los horarios de sus plantillas.   Para cualquiera que esté interesado hay cantidad de estudios que demuestran que las personas son más productivas cuando se les permite elegir los horarios en los que quieren trabajar y se les da libertar para hacerlo.  Obviamente esto requiere marcar unos objetivos y hacerles seguimiento y ahí es donde muchos mandos intermedios o jefes se desaniman.  Para muchos es mejor tener a la gente “prisionera” cuantas más horas mejor porque así como mínimo creemos estar pagando por el rato que están en la empresa.   ¿Cuántas personas se pasan una parte importante de su jornada cotilleando, chateando, navegando por internet o pensando en las musarañas?  Probablemente muchas porque ¿cómo se explica si no nuestra galopante falta de productividad?

Si nos tomamos el tiempo para hablar con nuestros colaboradores y escuchar activamente interesándonos por qué es lo que disfrutan más, que opinan de su puesto, como podrían ser más productivos, en qué proyectos les gustaría participar, ¿reestructurarían su puesto si pudieran hacerlo? Y así un sinfín de preguntas más,  es probable que nos sorprenda la cantidad de buenas ideas que tienen y el incremento en su nivel de motivación…siempre y cuando, pongamos en marcha algo de lo que nos digan.    No hagamos como suele suceder con las ideas de los antiguos buzones de sugerencias…que caían en un agujero negro donde nunca más se sabía de ellas.

¡Feliz semana!

 

 

 

Escalibada (Raw)

Escalibada CrudaBerenjena, zanahoria, cebolla, pimiento, aceitunas negras, orégano, aceite, zumo de limón, sal y flores de menta.   Estos son los ingredientes de algo que podríamos llamar “escalibada cruda” o ensalada de berenjena, pimiento y zanahoria.

Hay que dejar macerar la berenjena y la zanahoria 24 horas en zumo de limón, orégano, aceite y sal.  Después se añaden el resto de los ingredientes y ¡et voilà!  un plato ligero, nutritivo, refrescante y, lo más importante,  ¡delicioso!

¡Feliz semana!

Crema de Calabaza con Aceite de Albahaca y Aguacate (raw)

Crema de Calabaza

Aquí os dejo la foto de una Crema de Calabaza que hemos preparado hoy.   Aunque la receta original no lo ponía, le hemos añadido aceite con albahaca y aguacate porque nos ha parecido que combinaría muy bien con el sabor dulce de la calabaza y así ha sido.

Siguiendo la línea de comidas “raw” (crudas),  la sopa se ha elaborado en frío y todos los ingredientes están crudos.    Ha quedado muy refrescante, ligera y deliciosa.  Lo mejor,  conserva todas las propiedades de las verduras intactas y para la noche es estupenda.

Si os apetece hacerla, escribidme y os paso la receta.

¡Feliz fin de semana!

 

“Biomimicry” la ciencia que imita a la naturaleza

2013-09-09 07.48.42

Biomimicry o biomimetics es la ciencia que imita los modelos, sistemas y elementos de la naturaleza con la intención de resolver complicados problemas para los seres humanos.

Desde ventiladores para cohetes espaciales a tejidos parecidos a la piel humana que ya se han utilizado en injertos para personas que han sufrido graves quemaduras, esta ciencia se centra en todo aquello que la naturaleza ya ha “inventado” para buscar soluciones espectaculares que han estado siempre ahí pero que hasta hace poco no se nos había ocurrido mirar.

La foto es de una telaraña  que vive en nuestro jardín,  o quizás son varias y han decidido crear una comunidad.   Mirarla a primera hora de la mañana con gotitas de rocío enganchadas en la tela y el sol reflejándose en los hilos es todo un espectáculo.  Una vez que somos capaces de mirar más allá del “ay! que asco! ”  la verdad es que descubrimos un trabajo de ingeniería y diseño francamente espectacular.

Estoy descubriendo que coger una cámara y salir por ahí a “pescar” fotos es toda una experiencia.

¡Feliz día!

El Lado Bueno del día a día

Bicicleta

Decidida a ver el lado bueno de las cosas (y de las personas) y haciéndome el firme propósito de aplicarlo cada día, cada hora, cada momento, voy caminando por la Calle Aragón y ¡de repente! me encuentro con la bicicleta de la foto.   No solo me parece genial que sea un tándem, lo que realmente me gusta es que su propietaria/o ha decidido dar un toque personal colocando un para de macetas con plantas en la parte de atrás.

Me pregunto qué lleva a alguien a hacer algo tan inusual ¿necesidad de estar en contacto con la naturaleza? ¿querer contribuir aunque sea un poco a la mejora del aire que respiramos? ¿alegrarse la vista poniendo en un lugar visible algo bonito?  En el fondo, me da igual,   lo que me parece estupendo es  lo que ha creado y los pensamientos y emociones que ha generado con su acción.

Como siempre, habrá quien piense que la vida es mucho más complicada y difícil de gestionar que simplemente ir buscando aquellos detalles que nos emocionan, divierten, sorprenden o provocan alguna emoción positiva.   No descarto esa reflexión como my válida, sobre todo porque poner en práctica el “pensamiento positivo”  es mucho más difícil de lo que parece.

Personalmente me hago este planteamiento:  “entre ir por la vida anestesiada, en piloto automático y quejándome de todo o,  estar atenta a lo interesante, bello, inesperado, divertido, emocionante o inspirador que cada momento puede ofrecernos;  dado que soy yo quien decide, definitivamente me quedo con esto último”.   Al final del día mi mente y mi cuerpo lo agradecen.

Te invito a que después de leer esto pares, mires a tu alrededor y busques algo digno de ser disfrutado ahora mismo.

 

¿SIRVE PARA ALGO LA ENTREVISTA DE EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO?

Different Personalities

Con el paso de los años me he dado cuenta que, si queremos disfrutar en nuestro puesto de trabajo, no podemos separar lo que somos fuera del mismo.    Me explico,  cuando nuestros intereses personales no están alineados con lo que hacemos durante 8 horas (con suerte) al día, 5 días a la semana,  antes o después empezamos a resentir el tiempo que dedicamos a algo que no nos llena el alma, si el alma o el espíritu o el corazón, llamadlo como queráis y, ya puestos dad un repaso a la literatura de Abraham Maslow.

Esta reflexión me la he hecho hace poco, mientras impartía una clase de evaluación del desempeño donde tenía dos bandos claramente definidos,  aquellos que defendían que en dicha evaluación hay que hablar de objetivos de trabajo y los que argumentaban que las personas son más productivas cuando hay pasión y compromiso en lo que hacen y eso suele lograrse cuando el trabajo que desempeñan les satisface.

Haciendo un repaso de entrevistas para la evaluación del desempeño que  yo misma he llevado a cabo y que he observado o ayudado a mejorar a algunos clientes,  se me ocurren algunos puntos a tener en cuenta:

1.    Cuanto más la compliques menos efectiva será.   En algunas empresas el formulario y el procedimiento para hacerla es tan complejo que la gente ya se ha cansado antes de empezar.   Es preferible hacer una evaluación más simple pero realista y bien hecha que seguir un procedimiento complejo y tedioso en el que no creemos.

2.    Objetivos tan ambiciosos que son inalcanzables o tan poco retadores que no tienen interés.   Es cierto que vivimos en un época centrada en resultados no obstante los objetivos, aparte de diseñados, consensuados y pactados con el interesado tienen que suponer un reto alcanzable en el que la persona aprenda algo, crezca profesional o personalmente y, en caso de lograrlo tenga algún tipo de recompensa:  emocional, económica, de reconocimiento, etc.

3.    Falta de variedad.   Año tras año se repite lo mismo y lo único que cambia es el porcentaje de éxito que debe tener el interesado.   En algunos casos al evaluado le vienen “impuestos” los objetivos por la dirección y no tiene derecho ni a opinar ni a modificarlos.   ¿Estáis seguros que se van a esforzar mucho por alcanzarlos?.

4.    Falta de alineación entre la esencia del individuo y el trabajo que desempeña.   Desempeñando el mismo trabajo no puede tener los mismos intereses una persona que lleva 25 años en la empresa y ha promovido a fuerza de méritos y esfuerzo que un graduado universitario con dos años de experiencia.   Ambos pueden ser muy válidos y hacer bien su trabajo no obstante, los intereses de cada uno seguramente serán muy diferentes.  ¿Por qué no averiguarlo?

5.    Falta de seguimiento.   En muchos casos esta evaluación podría cerrarse con un “nos vemos el año que viene”  con lo que su efectividad queda totalmente anulada.   En la propia evaluación sería conveniente establecer cuando volvemos a vernos para revisar y ajustar los objetivos, corregir fallos, recibir apoyo y todo aquello que ayude a que la persona se sienta reconocida, apoyada y motivada.

 Para más de uno este proceso sigue representando una pérdida de tiempo no obstante perdemos de vista la importancia de crear un entorno en el que las personas se sientan realizadas y convencidas de que aquello a lo que dedican más horas de su vida tiene sentido e impacto en la sociedad.

¡Feliz semana!

Lasaña de Calabaza, setas shitake y otras delicias

Lasaña de Calabaza

Sé que os costará creerlo pero la foto del plato que estáis viendo es real y todo, absolutamente todo, está crudo.   Hemos preparado la lasaña este mediodía y, a pesar de que yo me sentía algo reticente a comer calabaza cruda, una vez la hemos probado hemos ido a por la cámara porque, sin lugar a dudas, pasará a ser un plato más de nuestra comida habitual.

Deliciosa la calabaza cruda, las setas shitake marinadas en salsa tamari, la acelgas del huerto trituradas con piñones de nuestros pinos y cebolla marinada en sal y estevia.   Lo mejor, quedas muy satisfecho pero sin la sensación de pesadez que seguramente nos habría quedado de haberla metido en el horno.

¡Os animo a que la probéis!  Si queréis la receta, enviadme un mensaje y os la paso.

Es domingo por la noche pero os deseo una ¡feliz semana!