Motivación y Productividad

work_beach
Acabo de leer un libro que se titula “Work Sucks” (El Trabajo Apesta) y me ha encantado. Resulta genial leer algo que nos suena familiar si bien somos conscientes que no lo hemos leído antes y tampoco se nos habría ocurrido expresarlo tal y como lo hace quien lo escribe. Me explico, es esa sensación que le queda a una en el cuerpo cuando lee algo y piensa “eso es exactamente lo que yo pienso”, aunque no lo hayamos verbalizado.

Volviendo al libro, lo escriben dos psicólogas, Cali Ressler y Jody Thompson y argumentan que una de las mejores técnicas para lograr que las personas sean productivas y además estén comprometidas con su trabajo es el ROWE (Results Only Work Environment) que traducido vendría a ser un Entorno Laboral Basado en Resultados.

Según estas expertas, que ya han aplicado el ROWE con éxito en varias empresas, el secreto está en acordar objetivos claros con los trabajadores y después dejarles total libertad para que realicen su trabajo cuando y como mejor les parezca. Es decir, que si mi trabajo consiste en pagar facturas, buscar cotizaciones, contestar quejas de los clientes o cualquier otra acción que no requiera de mi presencia para interactuar directamente con el cliente, soy libre para hacerlo cuando quiera y como quiera siempre y cuando tenga el trabajo hecho para la fecha que previamente hayamos acordado.

Si lo pensamos bien, el sistema tiene muchas ventajas. Por ejemplo, esa mamá que tiene que llevar a los niños al cole, salir corriendo al despacho, atragantarse un bocadillo al mediodía, volver al despacho, salir corriendo para recoger a los niños del cole, ir a casa, preparar la cena, supervisar deberes, coordinar baños y mochilas, para caer rendida en la cama hasta el día siguiente en que tiene que volver a empezar. ¿No sería más productiva si pudiera organizarse el trabajo en casa y en lugar de ir y venir de un lado a otro trabajara desde donde le fuese mas cómodo?

Por otra parte ¿qué pasa con esas personas a las que madrugar les mata y son mucho más creativas/productivas/enérgicas a partir de las seis de la tarde? O con la persona que después de comer ya no da pie con bola porque su biorritmo cae en picado y no le fluyen las ideas ni tiene energía para tomarse el trabajo con entusiasmo e interés.

En un momento en el que es tan necesario que cada trabajador dé lo mejor de si mismo la mayoría está descontenta, asustada, aburrida o lo que es peor, resentida. Y no es de extrañar que así sea.

Si una se para a observar las caras y actitudes de las personas cuando entran a trabajar por la mañana o las expresiones de las que van en el tren, autobús, coche o metro en las horas punta es difícil encontrar una cara feliz, sonriente o que transmita entusiasmo y energía. La mayoría va con cara de sueño, aburrimiento, resignación o mala leche. Y repito, no es de extrañar que así sea.

En muchas empresas hay gente que hace un trabajo repetitivo, aburrido y que en ocasiones no sirve más que para mantener una burocracia interna que no reporta beneficio alguno a la empresa. No obstante, pocos se atreven a cuestionar lo establecido y acaban conformándose con un “siempre se ha hecho así” perpetuando de esa manera el inmovilismo y el no hacer nada para mejorar.

¿Qué pasaría si pidiéramos a cada persona que definiera su trabajo en pocas palabras y después valoráramos el impacto del mismo en la cuenta de resultados? ¿Qué pasaría si analizáramos cuantos puestos realmente generan beneficios, contribuyen al ahorro o simplemente se dedican a fascinar – que no interactuar – con el cliente?

¿Cuántas empresas han revisado sus procedimientos y sistemas a raíz de la crisis? Aparte de despedir a unos cuantos ¿se ha modificado considerablemente la forma en que se trabaja? Resulta que el mundo, el consumidor, los mercados, todo está cambiando y muchas empresas siguen trabajando como lo hacían hace dos, tres, diez o, lo que es espeluznante, veinte años. ¿Qué están esperando para cambiar?

Imagino que a mas de uno le sonará a utopía o que estamos a años luz de lograr algo así. Yo puedo entenderlo no obstante, no comparto que sea una utopía. Los freelance o autónomos, trabajamos así la mayoría del tiempo. Se nos evalúa cada vez que entregamos un proyecto, se nos vuelve a llamar si aportamos algo de valor, se nos contrata solo cuando somos necesarios y si bien en ocasiones hemos de gestionar un alto nivel de incertidumbre también gozamos de más tiempo para potenciar nuestros recursos, mejorar nuestras habilidades, tomarnos un día a la bartola cuando lo creemos necesario, profundizar cuando algo nos interesa y, en resumen, seguir creciendo como profesionales y personas porque en lugar de sentirnos atados a nuestro puesto tenemos plena conciencia de que nuestro futuro (e ingresos) dependen directamente de aquello que somos capaces de producir.

No tengo trabajadores a mi cargo sin embargo, el día que los tenga serán libres de ir y venir según les plazca siempre y cuando, tanto ellos como yo tengamos claro cual es el valor que aportan a la empresa.

Anuncios

2 pensamientos en “Motivación y Productividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s