Del Caos al Florecimiento Creativo

Transformación Mariposa

Este fin de semana participé en el taller “Relaciones de Colaboración: Del Caos al Florecimiento Creativo” impartido por Kenneth J. Gergen y Miriam Subirana y quedé encantada con las reflexiones que hicimos, algunas de las cuales comparto con vosotros.      Como la mayoría de las cosas importantes en la vida la simplicidad del método – que no necesariamente de la práctica – me sorprendió y, creedlo o no, me dio un poco de esperanza respecto al futuro de nuestra humanidad.

En el taller practicamos el método o la teoría de la Indagación Apreciativa según la cual, las conversaciones que mantenemos entre nosotros crean la realidad en la que vivimos por tanto, si nuestras conversaciones se centran solo en lo negativo, en lo que falla y en los problemas, nos rodeamos de una realidad que es problemática, negativa y llena de inconvenientes.   Además, cuando entramos en una espiral de negatividad arrastramos a los que están a nuestro alrededor porque el lenguaje que utilizamos, por ejemplo: “esto es una porquería, no sirves para nada, aquí todo sale mal” nos lleva por un camino que difícilmente nos aterrizará en un diálogo constructivo a partir del cual, si somos capaces de reformularlo, podríamos empezar a co-crear y trabajar con armonía y fluidez.

Tal y como pudimos practicar durante el taller, podemos llevar un problema, por ejemplo: “dos departamentos de mi empresa están constantemente en guerra”, de un problema a un mundo de posibilidades simplemente reformulando la forma en que nos lo planteamos.   Esa reformulación puede hacerse desde la situación, desde el yo, desde el otro o desde la relación.   Es decir, reformulando desde alguno de esos aspectos podemos lograr un cambio significativo en la forma que gestionaremos la situación.   Por ejemplo, si decidimos reformular nuestro planteamiento de la situación podríamos decir: “Vamos a aprovechar las diferencias que existen entre dos departamentos de mi empresa para ampliar las posibilidades de cambio dentro de la misma”.         Imaginemos ahora que hemos de organizar una reunión con ambos departamentos en la que hablaremos sobre la situación, cambia mucho de la primera a la segunda ¿verdad?

Durante el taller también se trabajó la reformulación desde el yo.   “Mi hermana es una arpía que solo se acuerda de mi cuando tiene que pedirme algo” a “Voy a llamar a mi hermana para preguntarle como está y organizar una salida juntas.   Es cierto que las dos últimas veces que me ha llamado lo hizo para pedirme algo pero también es verdad que en muchas ocasiones simplemente lo ha hecho para hablar conmigo”.

Como decía al inicio de este escrito, en realidad la fórmula es simple, lo complicado está en dejar de un lado nuestro ego y tener la humildad y el deseo de contribuir a mejorar nuestras relaciones. Hemos de ser capaces de dar el primer paso para practicar una actitud que contribuya a mejorar las relaciones en lugar de dejarnos arrastrar por el conflicto y la negatividad que solo nos conduce a la tristeza y el dolor.

¡Cuantos disgustos nos ahorraríamos si antes de reaccionar tuviéramos en cuenta estos consejos!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s